Comunicar sin estereotipos

17 08 2008

 

 

Un estudio dado a conocer por la agencia Zenithmedia concluye que Sony, Adidas y BMW son las marcas comerciales más mencionadas por los consumidores españoles (hombres), mientras que Mercadona, Carrefour y Danone son las marcas más citadas por las consumidoras (mujeres). Es decir, ellos centran su atención en coches, tecnología y deporte y ellas se ocupan de la alimentación y del cuidado del hogar. ¿Así de simple?

 

A primera vista, el resultado de este estudio reflejaría una realidad social. Y es que en los hogares españoles aún existe una distribución muy desigual en el reparto de las tareas. Según datos del Instituto de la Mujer, las mujeres se ocupan en un 71% de las tareas de mantenimiento del hogar frente al 28% de los hombres y el 48% de mujeres realiza las compras para la casa frente a un 28% de los varones.

 

Por otra parte, muchos anuncios publicitarios siguen dirigiéndose explícitamente a hombres o a mujeres sin que la naturaleza del producto así lo justifique. Por ejemplo, la publicidad de electrodomésticos vinculados al ocio como televisores y videocámaras se dirige sobre todo a hombres y el mensaje suele incidir en las prestaciones técnicas del producto. En cambio, la mayoría de los anuncios de electrodomésticos vinculados a las tareas del hogar o de productos de alimentación y de limpieza van dirigidos a mujeres, son protagonizados por mujeres y el mensaje se centra en el fácil manejo o en sus atributos estéticos o de diseño.

 

Así las cosas no sería de extrañar que, preguntadas acerca de cuál es la marca comercial que más conocen, muchas mujeres citaran marcas relacionadas con la alimentación y el abastecimiento doméstico. De confirmarse, sería un dato revelador, en tanto que pondría de manifiesto que todavía las mujeres son quienes mayoritariamente realizan los trabajos domésticos y por lo tanto no disponen de la misma cantidad de tiempo para el ocio, el deporte o la tecnología.

 

Sin embargo, esta constatación es un arma de doble filo, pues al recurrir a estereotipos sexistas en decadencia para presentar una realidad desigual sin cuestionarla ni denunciarla, finalmente se corre el riesgo de reforzar esos tópicos, pues se transmite el mensaje de que “lo normal” o peor aun “lo natural” en hombres es lo relacionado con el ocio, la tecnología y los deportes y “lo normal” o “lo natural” en las mujeres es el cuidado del hogar y la familia.

 

En este sentido, al analizar la cobertura informativa que tuvo este estudio en los medios, vemos como ABC, Expansión y 20 Minutos, transmitieron en mayor o menor grado los estereotipos de género de forma totalmente acrítica, en especial ABC, al afirmar que los hombres citan marcas relacionadas con el ocio, la tecnología y los deportes “de manera espontánea”, léase, “natural”:

 

● ABC: “Los hombres citan de manera espontánea las marcas relacionadas con el ocio, la tecnología y los deportes, tales como Sony, Adidas y BMW, mientras que las mujeres hablan de alimentación y comercio, en especial de Mercadona, Danone y Carrefour”.

 

● Expansión: “La marca de supermercados es la más comentada entre las mujeres, junto con Danone y Carrefour; frente a Sony y Adidas, que destacan entre los hombres”.

 

● 20 Minutos: Los hombres citan a Sony, Adidas y BMW mientras que las mujeres hablan de Mercadona, Danone y Carrefour.

 

Tan sólo El País introdujo una leve sombra de duda y se cuestionó el resultado de la encuesta.

 

● El País: “El estudio de Zenithmedia abona algunos lugares comunes al distinguir las respuestas entre hombres y mujeres: mientras ellos hablan de marcas asociadas al deporte y la tecnología (Sony, Adidas, BMW), ellas se decantan por el consumo y la alimentación (Mercadona, Danone, Carrefour)”.

 

A la hora de trasladar a la sociedad conclusiones cuando menos cuestionables o controvertidas, quizá cabría esperar por parte de los medios de comunicación un poco más de contextualización y análisis,  e incluso, una apuesta decidida por una información independiente que elimine los estereotipos sexistas sobre las funciones que mujeres y hombres desempeñan dentro y fuera del hogar.

 

En realidad, los estereotipos nos afectan negativamente a todas y a todos, pues se constituyen en patrones, modelos o paradigmas que dificultan el desarrollo y la expresión de cualidades y capacidades de las personas, sin distinción de sexos.








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.